Ayuda Dios! Me siento peor!

Me siento feliz de compartir con ustedes otro Post de mi amiga Letto! Cuando leí lo que ella había escrito, tocó fibras muy sensibles dentro de mí porque me identifiqué en ese sentir que viene cuando crees que has avanzado en tu carrera espiritual y de repente llega alguna situación en la que sale aquello que pensabas ya habías “vencido” y sale ese grito interno diciendo: Ayuda Dios! Me siento peor que antes, he retrocedido! Te invito a leer detenidamente lo que Dios le dijo a Letto acerca de este sentir, estoy totalmente segura que te va a bendecir y animar!

Esto es lo que ella quiere compartir contigo:

No hace mucho atendí una clase en mi iglesia basada en nuestra identidad en Cristo. No logre evitar mis lágrimas cuando escuche el mensaje, parecía que por primera vez entendía quién era yo. Las palabras me llegaron muy hondo, estaban llenas del amor de Dios, las sentí reales, como si una voz gentil y amable estuviera ahí conmigo.
La segunda parte del mensaje fue aún mas claro y poderoso. Algo que resaltó fuertemente, fue que en muchas ocasiones, después de aceptar a Jesús como tu Señor y Salvador, te sientes mas pecador(a) que antes. Boom! —Me quede helada!— Por mucho tiempo me sentí así, pareciera que las cosas fueran de mal en peor, no entendía que estaba pasando! En mas de una ocasión pensé que mejor me hubiera quedado como estaba, pues era mas feliz… o eso creía yo. En otras palabras, me había adaptado a una vida sin gozo, pues era la única que conocía. Sin embargo, la respuesta que siguió fue un consuelo enorme a mi ansiedad. “La razón de tu sentir es que Dios te esta cambiando, y lo que antes hacías y te parecía normal, ya no se siente igual“. —Al parecer esta incomodidad son buenas noticias!
Tengo muy grabado lo que mi Pastor me dijo una vez al orar por mi. Yo tenia mis ojos cerrados, cuando el parado frente a mi me preguntó qué necesitaba. Con lágrimas en mis ojos y con dificultad le dije que desde el momento que había aceptado a Jesús en mi vida, cada día que pasaba me sentía peor. El se me quedó viendo fijamente meditando en su respuesta y me preguntó si recordaba cuando Jesús llegó al templo en Jerusalén y se da cuenta de lo que los mercaderes hacían? (Marcos 11:15)—Sin esperar mi respuesta siguió hablándome “Jesús se enojó y volcó sus mesas.” Finalmente y muy serio me dijo: “Cuando Jesús llego a tu vida y vió lo que estaba pasando se enojó porque eso no era lo que El quería para ti. Ahora, El va a limpiar y remover lo que no esta bien en tu vida. El quiere sanarte, restaurarte y darte lo que El tiene para ti”. (Jeremías 29.11)

Han pasado ya 5 años desde aquella conversación y te aseguro que Dios sigue trabajando en mi día a día. Pablo lo dijo en Filipenses 1:6 “Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva” (NTV).

Es claro que la transformación de un creyente es un reto diario, que bien se puede identificar como un estilo de vida. Confieso que a pesar de este entendimiento vivo días de mucha confusión. Esto suena muy injusto! Qué caso tiene? Para qué hago todo esto? Nadie se da cuenta? A nadie le importa? Ensimismada en estos sentimientos recibí una palabra en mi mente “No se cansen de hacer el bien” y me guío en una dirección diferente. Galatas 6:9 dice “No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a Su tiempo segaremos, si no desmayamos.” El cuerpo y la mente se cansan fruto del desánimo y decepciones, por eso te dice “no te canses”, pero lo segundo dice “porque a Su tiempo segaremos”. Sí habrá fruto! Pero tenemos que ser pacientes. Esto es clave aceptar en la vida de un cristiano; la paciencia es un requisito básico y muy importante.
El versículo termina diciendo “si no desmayamos” Dejar de hacer el bien no solo nos perjudica a nosotros, pero también a otros pues les negamos la bendición. Si dejamos de echar agua a la semilla, y le quitamos la luz del sol obstruimos su desarrollo y puede morir.

Necesitamos ahogar los pensamientos de desánimo, ser diligentes y persistir. Al igual que el crecimiento de una semilla se da en lo oculto, nuestro cambio espiritual sucede dentro de nosotros.

En esta lección de nuestra identidad en Cristo nos señalaron lo siguiente:
“Comenzamos a ver cuando somos vueltos a nacer, hay una transformación total que se ha llevado a cabo en nuestros espíritus y la única manera de saber qué fue lo que sucedió es por medio de la Palabra de Dios. No podemos percibirlo por medio de cosas externas, tampoco por medio de nuestras emociones, porque eso pasa en el ámbito del alma. —Ps. Harmoni Pliego.

Pero, cómo animarnos y/o motivarnos cuando no podemos ver los brotes escondidos de la semilla? o el efecto de nuestros mínimos esfuerzos y poca fe? Debemos recordar que Dios, es el Creador del universo y todo lo ve, que nada se esconde bajo Sus ojos y ningún esfuerzo es en vano.* Podemos seguir obrando y continuar Su obra, no la nuestra, con la confianza de que El conoce mejor que nadie lo que cada ser humano necesita. Tenemos que trabajar constantemente y con la mentalidad de darle a El la gloria y honor, para que entonces el pueda usarnos y a Su tiempo dar fruto.

1 Corintios 3:6-7 “Yo plante la semilla en sus corazones, y Apolos la regó, pero fue Dios quien la hizo crecer”. No importa quien planta o quien riega; lo importante es que Dios hace crecer la semilla.

Por lo tanto, mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil”.

1 Corintios 15:58

“De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

2 Corintios 5:17


Hebreos 4:15 dice: “ Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, El nunca pecó. (v16) Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando mas la necesitemos.”

Letto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.