Cómo me ve Dios?

Yo no tengo héroes ni heroínas, solo son hombres y mujeres que admiro y respeto, algunas son celebridades, como Kate Middleton, Michelle Obama y Joyce Meyer, otras son personas con las que he tenido el honor de trabajar, convivir y aprender al paso de mi vida.

Mary es abogada, desde el momento que la conocí y comencé a trabajar para ella, me he pulido poco a poco.  Admiro su manera de conversar, comunicar, solicitar y responder son únicas, parece siempre tener la respuesta y palabras adecuadas, he aprendido a cómo valorar la opinión de un pequeño y sus sentimientos, su manera de educar, guiar, y edificar a  sus hijas con amor y respeto son un ejemplo a seguir, su interés por el prójimo es genuino, sus interacciones con gente en la vida diaria, con quienes trabaja, y con su familia hablan de un respeto y amor leal. Ella es excepcional!

Sin embargo, fue una niña de casi 6 años la que un día me hizo pensar y desear ser como ella. Fue un verano hace dos años, ese día atendimos la clase de natación para su hermana y mientras esperábamos, ella corría de una lado para otro entre las fuentes de agua bailando y cantando sola, me concentré y la observé a detalle por un tiempo, después de una rato, ella tomó una toalla, la puso en el piso y se sentó a meditar? (No puedo evitar sonreír ahora que lo recuerdo), fue fascinante ver como ella sin importarle quien estuviera alrededor  vivía ese momento. Una mujer que tranquilamente estaba sentada cerca de nosotros, me volteo a ver y ambas sonreímos, sin decir palabra compartimos el mismo sentimiento de admiración por esa pequeña, me di cuenta que es muy chiquita pero hermosa, su color de cabello y textura es envidiable, sus facciones corporales y faciales son auténticas entonces sin pensarlo, hice una pequeña oración y dije: –“Señor qué grande eres! Ella es perfecta! Yo quiero ser como ella y disfrutar quien soy.”  -Casi inmediatamente escuche muy claro una voz amorosa decirme: “Así es como Yo te veo a ti también”.  En ese instante, como ahora, sentí un nudo en la garganta y   aparecieron un par de lágrimas que no pude contener.

En verdad te digo que me es difícil creer que mi Padre Celestial, el creador de mi vida y del universo, me vea con tanta admiración y amor como el que yo siento por esa niña. En serio, es demasiado!   Y sabes algo? -Ella no ha movido un dedo para inspirarme en lo más mínimo! En verdad se me llena el corazón cuando la veo alcanzar sus logros. Que orgullosa me siento! Y cuando ríe a carcajadas escucho música! Hay algo muy particular en su manera de ser. L.V.* cuenta con una gran manera de hacerte sentir especial, sobre todo si estás triste o enfermo, ella es genuina! Tiene una personalidad única! L.V.* es un pequeño motor que me motiva a seguir adelante.  -Ese día cuando la observe intencionalmente, Dios nos veía y se gozaba conmigo también. Recordé algo que escuché alguna vez:

“Tu no tienes que hacer nada para que Dios te acepte y te ame.”

 El Creador del universo me recordó quien soy para El. -El se deleita en nosotras, Sus hijas amadas. -Lo puedes creer? Lo puedes sentir?

Ser llamada hija del Todopoderoso es un regalo de Dios, literalmente!  El te ve y sonríe, pues eres el trabajo de sus propias manos!

Confieso que existen días en que dudo respecto a lo que El Dios Todopoderoso piensa de mi.  Son instantes dolorosos en los cuales las opiniones y acciones de otros pesan más que los míos y me sacuden, llevándome a creer que no soy importante, que no soy atractiva, que mis opiniones e intelecto son tontos, (me lo han dicho), que ha nadie le importo, que nada de lo que hago vale la pena. -La sombra del abandono y el rechazo dominan en muchos casos mi actitud y respuesta a la ocasión, al meditar en esas caídas me llevan a pedir perdón por mi reacción. -Se que estoy equivocada al creer esas mentiras aunque mi juicio me grite lo contrario, reconozco principalmente que debo pedir perdón porque sé que Dios no es hombre para mentir!  Y porque al rechazarme a mí misma le estoy diciendo que Él hizo un mal trabajo en mi, que se equivocó conmigo. Lo digo con respeto y convicción, creo que Dios no hace porquerías! Por años hemos estado escuchando a la persona equivocada, a nosotros mismos? A Otros? -Evadiendo confiar en EL único que nos conoce como nadie, en EL que conoce el principio y el fin de todo y todos, el perdón y el descanso los recibo al ir a Su encuentro, correr a Sus brazos, buscar Su Presencia, rendirme y humillarme, tener un corazón agradecido porque a pesar de mi, Su Gracia  y Favor me alcanza, una, y otra vez, y otra vez.

“Padre Amado, Abba, 

Perdóname por dudar y por olvidarme de ti. Perdóname por buscar mi valor como mujer en las palabras y actos de un hombre, en un ser humano imperfecto como yo y no en tu Palabra. Sé que esto te entristece, recuérdame día a día quien soy, recuérdame Tu propósito en mi vida.  En nombre de Jesus, Amén.” 

Lucas 14:11 “Porque todo el que se ensalce, sera humillado; y el que se humille sera ensalzado.”

Lucas 14:11

“El orgullo del hombre lo humillara, pero el de espíritu humilde obtendrá honores”

Proverbios 29:23

“Vengan a mi todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”

Mateo 11:28

“ A ti fui entregado desde mi nacimiento.; desde el vientre de mi madre tu eres mi Dios.”

Salmos 22:10

  **Medita en este libro y versículos. Así sabrás que tan amada eres. 😉 

**Salmos 139: 1-18
Letto & L.V.

L.V.* Por cuestión de seguridad y protección, el nombre de la niña no es publicado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.