Día 11: Ora por “Su salud”

La salud no es algo para tomarse a la ligera! Orar por la salud de tu esposo es algo importante, ora para que aprenda a cuidarse a sí mismo y si está enfermo, para que sea sano. He visto muchísimas respuestas a oraciones de sanidad en mi vida y en la vida de otras personas para dudar que el Dios que sanaba en la Biblia es el mismo ayer, hoy y por siempre.

Créele a Dios cuando dice, “Yo soy el Señor que te sana”, Él habla en serio! (Éxodo 15:26). Ten la misma fe de Jeremías que oró, “Sáname Señor, y seré sanado” (Jeremías 17:14). Confía en su Palabra cuando promete “Yo te restauraré y sanaré tus heridas” (Jeremías 30:17).

Jesús “tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias” (Mateo 8:17). Él le dió a sus discípulos el poder de “sanar toda enfermedad y toda dolencia” (Mateo 10:1). Él dijo: “Estas señales acompañarán a los que crean… pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud” (Marcos 16:17-18). Me parece que Dios está interesado en sanar y él no puso tiempo límite para esto; tan solo límite de fe (Mateo 9:22).

Oremos para que enfermedades de generaciones pasadas en la familia de nuestros esposos sean canceladas en el Nombre de Jesús y no sean heredadas a nuestros hijos, sea enfermedad física, mental, emocional, espiritual o de cualquier área. Toma autoridad en el Nombre de Jesús y declara sobre tu esposo e hijos la bendición de Dios en su salud.

Stormie Omartian contándonos acerca de su experiencia en este tema… -Mi esposo me dijo que mis oraciones por su sanidad tuvieron el mayor impacto en él a mediados de los años ochenta cuando él descubrió varios tumores en su cuerpo y el médico pensó que podrían ser cancerosos. Un segundo médico también sospechó que era cáncer, así que hicieron una biopsia. Durante esos días de espera por los resultados, Michael tuvo la tentación de preocuparse. Él dice que mis oraciones por su buena salud y paz, lo sostuvieron hasta que supo que no era cáncer. Le removieron los tumores y desde entonces no ha tenido problema.

Sin embargo, recuerdo que aunque oramos y tuvimos fe, el resultado y el tiempo fueron decisiones de Dios. Él dice que hay “un tiempo para sanar” (Eclesiastés 3:3). Si tu oras por sanidad y nada sucede, no te atormentes con eso. Dios en ocasiones usa la enfermedad física de un hombre para llamar su atención y el poder hablarle.- Sigue orando, pero confía que la decisión de Dios es el resultado. Ora por la salud de tu esposo, pero déjala en las manos de Dios.

CHICAS SOLTERAS

Ora para que tu futuro esposo sea un hombre con salud. Ora para que si es una persona que no cuida de él mismo, aprenda a hacerlo y tenga hábitos saludables. Ora para cortar con enfermedades de generaciones pasadas y no sean heredadas a sus futuros hijos. Ora por salud mental, física, emocional y espiritual.

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, yo oro por tu toque sanador en (nombre de tu esposo). Haz que cada parte de su cuerpo funcione de manera que tu la diseñaste. Dondequiera que haya algo fuera de balance, hazlo que funcione en perfecto orden. Sánalo de cualquier enfermedad, dolencia, lesión, mal o debilidad. Fortalece su cuerpo para que soporte bien su trabajo, y cuando él duerma que pueda despertar descansado por completo, rejuvenecido y reanimado. Dale un corazón fuerte que no falle. Yo no deseo que él tenga problemas del corazón en ningún momento.

Oro para que tenga deseo de cuidar su cuerpo, comer alimentos saludables, hacer ejercicio con regularidad y evitar cualquier cosa que sea dañina para él. Ayúdalo a entender que su cuerpo es tu templo y que él debe cuidarlo como tal (1 Corintios 3:16). Oro para que él lo presente como sacrificio vivo, santo y agradable a ti (Romanos 12:1). Te ruego que cuando esté enfermo lo sostengas y lo sanes. Llénalo de tu gozo para que se fortalezca. Oro en especial por (menciona cualquier cosa que te preocupe). Dale fe para que diga: “Señor, mi Dios, te pedí ayuda y me sanaste” (Salmo 30:1). Gracias, Señor, que tu eres mi sanador. Oro para que mi esposo viva una larga y saludable vida y cuando venga la muerte, que sea acompañada de paz y no de sufrimiento y agonía. Creo en tus promesas a tus hijos que tendremos larga vida. En el Nombre de Jesús, Amen!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; ‘

Salmos 103:2-3

‘Pero clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones. Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina. ‘

Salmos 107:19-20

‘Vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. ‘

2 Reyes 20:5

‘Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. ‘

Isaías 58:8

‘He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. ‘

Jeremías 33:6

*Extractos tomados o adaptados del libro “El poder de la esposa que ora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.