Día 13: Ora por “Sus pruebas”

Toda persona pasa por momentos difíciles. No es nada para avergonzarse. Es la actitud que tenemos cuando estamos pasando por esos momentos, lo que resulta más importante. Si estamos llenos de enojo y amargura o insistimos en quejarnos y culpar a Dios, las cosas tienden a salir mal, pero si los pasamos con gratitud y alabanza a Dios, Él promete traer cosas buenas a pesar de la situación. Él dice: “…cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse.” (Santiago 1:2-3).

Las oraciones de una esposa por su esposo durante este tiempo, quizás no cambien algunas de las cosas por las que él tiene que pasar. Después de todo, si nunca sufrimos nada, qué tipo de persona superficial, sin compasión e impaciente seríamos? Pero la oración puede ayudarlo a mantener una actitud positiva y de gratitud, esperanza, paciencia y paz en medio del problema.

Cuando amamos a Dios, su amor atiende cada momento de nuestras vidas, incluso los más difíciles, solitarios, dolorosos y desesperantes. Él siempre está allí en medio nuestro, haciendo cosas para nuestro bien, cuando nosotros oramos y esperamos que Él lo haga. “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. ‘ (Romanos 8:28). Él usa estas situaciones para enseñarnos a confiar en que Él nos ama y cuida lo suficiente como para ayudarnos a pasar los momentos difíciles.

Si tu esposo está pasando por un tiempo difícil, mantenlo en oración, pero no lleves la carga. Dios no desea que tú hagas SU trabajo ni que trates de ser el Espíritu Santo para tu esposo. Aunque te duela verlo luchar y desees arreglar la situación, no puedes hacerlo. Ora, anímalo y apóyalo!

Si tu esposo se siente agobiado por el peso de cosas como tensión financiera, enfermedad, incapacidad, pérdida de trabajo, problemas con los hijos, peleas matrimoniales, catástrofes, desastres en el hogar o relaciones tensas, invita al Espíritu Santo a hacerse cargo de estas circunstancias y transformarlas. Recuerda a tu esposo la verdadera imagen: nuestro sufrimiento lucirá como nada comparado con la gloria que Dios obrará en nostros, si tenemos la reacción correcta en medio de la lucha. “Sin embargo, lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él nos revelará más adelante.” (Romanos 8:18). Anímalo a decir: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

Ora para que tu esposo ansíe acercarse más a Dios hasta que él sepa que nada lo puede separar de su amor, ni lo que él está pasando ahora, y tampoco lo que pueda suceder en el futuro. ‘Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor.’ (Romanos 8:38-39). Si nada lo puede separar a él del amor de Dios, entonces no importa lo mal que se ponga el asunto, él siempre tendrá esperanza.

CHICAS SOLTERAS

Ora por las pruebas de cualquier tipo que pueda estar pasando en este momento tu futuro esposo, que el pueda entender el propósito de Dios en medio de ellas, que se mantenga con su vista puesta en la bondad de Dios y no se endurezca su corazón. Que él siempre se mantenga firme aún en medio de la tempestad y su corazón no flaqueé, que sepa que nada puede cambiar el amor que Dios siente por él!

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, solo tú conoces la profundidad de la carga que mi esposo lleva. Puede que yo comprenda los detalles, pero tú conoces el peso que hay sobre sus hombros. No he venido a minimizar lo que estás haciendo en su vida, porque sé que tu obras grandes cosas en medio de las pruebas. Ni tampoco estoy tratando de protegerlo de lo que él tiene que hacerle frente. Solo deseo apoyarlo para que pase a través de su batalla como ganador.

Dios, tú eres nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia (Salmo 46:1). Tú nos has invitado a “que nos acerquemos confiadamente al trono de la gracias para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos” (Hebreos 4:16). Me presento delante de tu trono y pido la gracia para mi esposo. Fortalece su corazon para esta batalla y dale paciendica para esperar ent i (Salmo 27:1-4). Fortalécelo para que, no importa lo que suceda, él pueda mantenerse firme y fuerte.

Oro que él busque para que “a la sombra de tus alas se refugie hasta que haya pasado el peligro” (Salmo 57:1). Que él pueda aprender a esperar en ti porque “los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas; correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán” (Isaías 40:31). Oro para que él pueda encontrar su fuerza en ti y mientras él clama a ti, tú le escuches y lo libres de todas sus angustias (Salmo 34:6). En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aunque tienen que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo.’

1 Pedro 1:6-7

‘Entrégale tus cargas al Señor , y él cuidará de ti; no permitirá que los justos tropiecen y caigan.’

Salmo 55:22

‘Pero clamaré a Dios, y el Señor me rescatará. Mañana, tarde y noche clamo en medio de mi angustia, y el Señor oye mi voz. Él me rescata y me mantiene a salvo de la batalla que se libra en mi contra, aunque muchos todavía se me oponen.’

Salmo 55:16-18

‘Has permitido que sufra muchas privaciones, pero volverás a darme vida y me levantarás de las profundidades de la tierra. Me restaurarás incluso a mayor honor y me consolarás una vez más.’

Salmo 71:20-21

*Extractos tomados y adaptados el libro “El poder de la esposa que ora”

6 Comments

  • Tannia

    Gracias a Dios por este medio. Gracias hna Ruth. Dios manda la provisión. Al inicio de la contingencia sanitaria nunca imaginé llegar hasta este momento. Dios es fiel. Saludos

  • Pao

    Gracias hermana es muy cierto todo lo que nos comparte en este tiempo Dios nos está puliendo de una forma que nunca nos hibamos imaginar.😭Dioa siempre bueno!!❤️

    • Ruth Gasca

      Hola Pao! Siii Dios nos está puliendo para sacar lo mejor de nosotros pero el nunca nos pondrá cargas que no podamos llevar, El es bueno!!!

  • Anónimo

    Apropiado a lo que estamos viviendo justo en éstos días, para el varón resulta más agobiante cuando hay problemas ya que el es el responsable del hogar! Gracias por compartir querida Ruth

    • Ruth Gasca

      Siii, estamos viviendo días muy duros, pero la bondad de Dios es muy evidente!! Dios bendiga a nuestros esposos también… Bendiciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.