Ora por tu esposo

Día 2: Ora por “Su trabajo”

El tema del trabajo es una de las cosas más importantes en la vida de un hombre. Y sabías que para Dios también lo es? Dice en Eclesiastés 3:13 “Además la gente debería comer, beber y aprovechar el fruto de su trabajo, porque son regalos de Dios“.

Es súper importante que los padres oren por los hijos para que sus dones y talentos sean revelados y conozcan el llamado de Dios para sus vidas, para que se abran puertas y lleguen a alcanzar todo para lo que fueron creados. Si tu esposo no tuvo padres que oraban por eso, tú puedes llenar ese vacío. Puedes orar por sus ojos, para que se abran y vean lo que Dios desea que él haga. Tus oraciones pueden ayudarlo a sentirse lo suficientemente apreciado y animado como para reconocer que es valioso, no importa lo que haga. También ora por tus hijos!

En estos días difíciles en donde hay quienes están recibiendo la mitad de su salario o incluso se están perdiendo empleos, es primordial orar para que nuestros esposos no se vean afectados y el favor del Señor esté con ellos. Si tu familia ya se vió afectada por esta situación, ora! ora para que el Señor abra nuevas puertas, que abra camino donde no lo hay, que se den oportunidades de trabajo! Si lo haces creyendo créeme que lo recibirás! (Mateo 21:22) Y algo importante: no te preocupes! Mejor ora por todo, cuando empieces a tener pensamientos de preocupación e incertidumbre, ve inmediatamente al Señor y entrégale todas tus preocupaciones. (Filipenses 4:6-7).

Cuando un hombre llega a la edad de trabajar y ser responsable debe ser muy cuidadoso de no caer en el extremo al que llegó un hombre que deja a su esposa trabajar y la responsabilidad de sostener a la familia mientras él está buscando cumplir su sueño, el problema es que ya lleva 17 años sin resultados! Él tiene miedo de que si no consigue el trabajo de sus sueños, terminará en uno que odia y quedará atrapado en él para siempre.

El extremo opuesto es el adicto al trabajo u obsesión por el trabajo dejando de lado todo lo demás, perdiendo la vida en el proceso. Sin tiempo para la familia, descanso, Dios! nada es más importante para este tipo de hombre que el trabajo.

Estos son ejemplos extremos de cómo un hombre puede relacionarse con su trabajo. Por un lado el holgazán (Proverbios 26:14, 23:21) y por otro lado el adicto al trabajo (Eclesiastés 2:11). Ninguno de los dos extremos son sanos, no traen felicidad ni satisfacción. Lo que podrá dar calidad de vida a estos hombres es un perfecto equilibrio que solo Dios puede ayudarlos a encontrar.

Si tu esposo tiene una carrera de éxito, de todas formas es bueno orar para que él esté donde Dios quiere, para que todo siga saliendo bien, lo libre de gente mala o clientes problemáticos.

CHICAS SOLTERAS:

Qué mejor orar desde ahora por el trabajo de quien será tu esposo y padre de tus hijos! Muchos de los problemas que se suscitan en el matrimonio está relacionado con el dinero y la administración de éste. Ora para que tu futuro esposo encuentre el trabajo en el que Dios planeó que estuviera, que se sienta realizado y use los dones que le fueron dados para cumplir con su propósito, que desde ahora tu seas esa mujer que apreciará a su esposo por lo que él es y no por lo que tiene.

Nuestras oraciones pueden ayudarlos a entender que el verdadero significado de la vida no viene del trabajo sino de seguir a Dios, oremos por nuestros esposos para encontrar ese equilibrio perfecto.

GUÍA DE ORACIÓN

Señor: Oro para tú bendigas el trabajo de mi esposo. Que su labor pueda traer no solo favor, éxito y prosperidad, sino gran satisfacción también. Si el trabajo que él está haciendo no está en línea con tu perfecta voluntad para su vida, revélaselo y muéstrale qué cosa debiera hacer diferente y guíalo por el camino correcto. Dale fuerza, fe y una visión para el futuro para que pueda levantarse por encima de cualquier tendencia a pereza. Que nunca huya del trabajo a causa del temor, egoísmo o el deseo de evadir la responsabilidad. Por otro lado, ayúdalo a darse cuenta de que él no tiene que trabajar hasta matarse para conseguir la aprobación del hombre o codiciar más allá de lo que es un don tuyo.

Oro para que tú seas el Señor sobre su trabajo y que él pueda incluirte en todos los aspectos de su vida. Dale suficiente confianza en los dones que tú le has dado para que pueda buscar, encontrar y hacer un buen trabajo. Ábrele puertas de oportunidades que ningún hombre pueda cerrar. Muéstrame lo que yo puedo hacer para animarlo.

Que él “nunca deje de ser diligente; antes bien, sirva al Señor con el fervor que da el Espíritu” (Romanos 12:11). Deja que él sea como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. Todo cuanto hace propera! (Salmo 1:3). En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

Has visto a alguien diligente en su trabajo? Se codeará con reyes, y nunca será un Don Nadie.

Proverbios 22:29

De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? O qué se puede dar a cambio de la vida?

Mateo 16:26

Por causa del ocio se viene abajo el techo, y por la pereza se desploma la casa.

Eclesiastés 10:18

Que el favor del Señor nuestro Dios esté sobre nosotros. Confirma en nosotros la obra de nuestras manos; sí, confirma la obra de nuestras manos.

Salmo 90:17

*Extractos basados en el libro “El poder de la esposa que ora” Capítulo 2

6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.