Día 21: Ora por “Su matrimonio”

Orar por todos los aspectos de un matrimonio mantiene la idea del divorcio lejos. Por lo tanto, no debemos descuidar los temas importantes, aunque pensemos que no se aplican a nosotros, hay veces que se puede llegar a pensar que el matrimonio va bien, que no hay grandes problemas o puntos de discusión entre los esposos y se empieza a descuidar en oración e incluso en la relación, tal vez porque el enfoque son los hijos y más cuando están pequeños y requieren tanta atención, o el trabajo, las actividades o ministerio, que hacen que la relación matrimonial pase a segundo término. No permitas que algo así pase porque cuando te des cuenta puede ser que hay una gran distancia de verdadera comunicación entre tu esposo y tu.

Ora para que no haya divorcio ni adulterio en su matrimonio, aunque no exista historia alguna de eso en sus familias, el divorcio y el adulterio han saturado tanto nuestra cultura que ya no es raro escuchar del divorcio de alguien.

El matrimonio es fantástico cuando dos personas entran en él con el compromiso mutuo de mantenerlo fuerte, no importa qué suceda. Pero normalmente una pareja tiene ideas preconcebidas acerca del otro y cómo se supone que ser la vida matrimonial; luego llega la realidad. Ahí es cuando sus “reinos” pueden ser divididos. Tienes que orar continuamente para que cualquier idealización sea puesta al descubierto y toda incompatibilidad sea aligerada para que puedan crecer juntos en un espíritu de unidad, compromiso y vínculo de intimidad. Ora para que tu matrimonio esté en una posición donde ambos estén de acuerdo y Dios esté entre ustedes (Mateo 18:19-20).

Si alguno de ustedes dos ha estado casado antes, ora para que no traigan ningún residuo del matrimonio anterior a este. Rompe cualquier atadura, buena o mala, emocional o espiritual a relaciones anteriores. No puedes entrar en el futuro si tienes un pie en el pasado.

No tomes tu matrimonio a la ligera, no importa cuán maravilloso sea. “Por lo tanto, si alguno piensa que está firme, tenga cuidado de no caer” (1 Corintios 10:12). Ora para que tu matrimonio esté a salvo de cualquier persona o situación que o pueda destruir. Pídele al Señor que haga lo que sea necesario para mantener el matrimonio intacto, aunque signifique que el Señor nos tenga que disciplinar como sea necesario cuando piensen que Él se ha dado por vencido! Ora para que el Señor haga de su matrimonio una fuente de gozo y de vida para ambos, y no que sea una carga, una espina, un terror, una irritación o una condición temporal. Recuerda que todo lo bueno viene de Dios y tu matrimonio es un Regalo que Dios ha puesto en tus manos para que lo cuides y ames!

CHICAS SOLTERAS

Estás en un excelente tiempo para empezar a orar! Es un gran error el pensar: Ya cuando esté en altar diciendo: Sí acepto, entonces empezaré a orar por mi matrimonio. Nooo! Empieza a ora ya! Es el momento ideal para hacerlo porque así estarás evitando muchos problemas y desilusiones, orar por tu futuro esposo es una de las mejores cosas que puedes hacer cuando se piensa en el futuro. Yo siempre les digo a las jovencitas que se adelanten a lo que viene… Si aún no estás saliendo con alguien, lee buenos libros acerca del noviazgo! Si ya tienes novio, lee buenos libros e investiga qué dice Dios acerca del matrimonio! Y cuando te cases, empieza a leer y a investigar acerca de los hijos! No con el afán de poner carga ni ansiedad de saber y conocer todo lo que te espera, pero sí para ir mejor preparada!

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, oro para que protejas nuestro matrimonio de cualquier cosa que pudiera dañarlo o destruirlo, protégelo de nuestro egoísmo y descuido, de los planes y deseos malos de otras personas y de situaciones feas o peligrosas. Que no haya pensamiento alguno de divorcio o infidelidad dentro de nuestros corazones. Líbranos de heridas, recuerdos o ataduras de relaciones del pasado y de expectativas no reales que tengamos el uno del otro. Oro para que no haya celos en ninguno de nosotros o la baja autoestima que lo precede. Que no entre nada en nuestros corazones y costumbres que pueda amenazar de cualquier manera el matrimonio, en especial los vicios tales como el alcohol, las drogas, las apuestas, la pornografía, la lujuria o las obsesiones.

Únenos en un vínculo de amistad, compromiso, generosidad y entendimiento. Elimina nuestra inmadurez, hostilidad o sentimientos de ineptitud. Ayúdanos a sacar tiempo para el otro, para estar solos, para cultivar y renovar el matrimonio y para recordarnos las razones por las cuales nos casamos. Oro para que (nombre de tu esposo) se comprometa contigo Señor, que su compromiso conmigo no sea movido, no importa qué tormentas vengan. Oro para que el amor del uno al otro crezca cada día más fuerte, para que jamás dejemos una herencia de divorcio a nuestros hijos. En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas. ‘

Eclesiastés 4:9-10

‘¿No te hizo uno el Señor con tu esposa? En cuerpo y espíritu ustedes son de él. ¿Y qué es lo que él quiere? De esa unión quiere hijos que vivan para Dios. Por eso, guarda tu corazón y permanece fiel a la esposa de tu juventud. «¡Pues yo odio el divorcio! —dice el Señor , Dios de Israel—. Divorciarte de tu esposa es abrumarla de crueldad —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. Por eso guarda tu corazón; y no le seas infiel a tu esposa».’

Malaquías 2:15-16

‘Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio.’

Hebreos 13:4

‘Del mismo modo, si dos personas se recuestan juntas, pueden brindarse calor mutuamente; pero ¿cómo hace uno solo para entrar en calor? ‘

Eclesiastés 4:11

‘No obstante, para los que ya están casados, tengo un mandato que no proviene de mí sino del Señor. La esposa no debe dejar a su marido; pero si lo deja, que no se case de nuevo o bien que se reconcilie con él; y el marido no debe dejar a su esposa.’

1 Corintios 7:10-11

*Extractos tomados y adaptados del libro “El poder de la esposa que ora”

2 Comments

    • Ruth Gasca

      Pao! No es hermosos nuestro Dios? El siempre tan bueno que nos dejó su Palabra TODAS las instrucciones para tener una vida llena de bendiciones!

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.