Día 24: Ora por “Su hablar”

Alguna vez has observado a un hombre que habla mucho pero no hace nada? Algunos hombres pasan más tiempo haciendo alarde de lo que van a hacer que lo que en realidad hacen y por lo mismo jamás llegan a ninguna parte. “Quien mucho se preocupa tiene pesadillas y quien mucho habla dice tonterías” (Eclesiastés 5:3). Los sueños no se hacen realidad cuando pasas mucho tiempo hablando acerca de ellos, se hacen realidad cuando oras y trabajas para alcanzarlos! Has estado alrededor de un hombre que está enojado, es grosero o sucio en su hablar? Si dice malas palabras deja una sensación fea y desagradable a las personas que lo escuchan y ellas no quieren estar alrededor de él. “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia” (Efesios 4:31). Las cosas buenas de la vida parecen pasar por alto a aquellos que no tienen nada bueno saliendo de sus bocas.

Alguna vez has conocido a un hombre que se queja todo el tiempo? No importa lo que esté sucediendo, logra encontrar algo negativo por lo cual refunfuñar. “Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin cumpla en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento” (Filipenses 2:14-15). Las palabras negativas traen resultados negativos y rara vez las cosas acaban bien para una persona que continuamente las usa.

Conoces a algún hombre que es rápido para hablar pero sin embargo, no considera con seriedad lo que habla? Suelta palabras sin medir el efecto de ellas. ‘El corazón del justo piensa bien antes de hablar; la boca de los perversos rebosa de palabras malvadas.’ (Proverbios 15:28). ‘Hay más esperanza para un necio que para la persona que habla sin pensar.’ (Proverbios 29:20). Mucho dolor le espera a cualquiera que no considera las consecuencias de sus palabras.

Has visto a un hombre que cuando habla causa desánimo y dolor a otra persona, al cónyuge, un niño, un amigo, un compañero de trabajo? ‘La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos. ‘ (Proverbios 18:21). A causa de eso, aquel hombre traerá destrucción a su propia vida.

Nuestras palabras nos pueden justificar o condenar (Mateo 12:37). Nos pueden traer gozo (Proverbios 15:23), o corromper y causarnos deshonra (Mateo 15:11). Lo que decimos puede edificar o derrumbar el alma de cualquier persona con quien hablemos (Proverbios 15:14). Las consecuencias de lo que hablamos son tan grandes que nuestras palabras nos pueden llevar a la ruina o pueden salvar nuestras vidas (Proverbios 13:3).

Toda persona puede escoger lo que va a decir y existen recompensas por elegir lo correcto. ‘Cuida tu lengua y mantén la boca cerrada, y no te meterás en problemas.’ (Proverbios 21:23). Escucha cómo habla tu esposo. Lo que sale des su boca tiene que ver con la condición de su corazón. “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34). Si lo oyes quejarse, hablar de forma negativa, depresiva, orgullosa, habla como un necio, o decir palabras que traen destrucción y muerte a su vida o la de otra persona, en su corazón abundan cosas negativas. Ora para que el Espíritu Santo le dé convicción a su corazón, lo llene de su amor, paz y gozo, y le enseñe una manera nueva de hablar.

Y esto aplica también para lo que publicamos en las redes sociales! Tal vez tu digas: yo casi no hablo!, pero cómo te expresas en tus redes? Los comentarios que se publican habla mucho de quien eres y de lo que hay en tu corazón, en este tiempo uno se ha enterado de noticias falsas que incitan al odio, provocan ansiedad, estrés, depresión… seamos quien brilla en medio de las tinieblas! Seamos quienes hablen de esperanza, hagamos conocido el nombre de Jesús en este mundo digital también!!

CHICAS SOLTERAS

Fíjate cómo habla el chico con quien piensas casarte, su tendencia es hablar en forma negativa? Seguramente tendrás que lidiar con eso en el matrimonio! Su forma de hablar es siempre buscando los errores de los demás para criticarlos? Imagínate vivir así! Es grosero, vulgar, dice malas palabras? Seguramente se expresará de ti de esa misma manera! Ora para que el hablar de tu futuro esposo sea íntegro, positivo, honesto, en amor! Que Dios trabaje en su corazón para que sea un corazón limpio y eso salga de su boca!

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, oro para que tu Espíritu Santo guarde la boca de mi esposo, para que solo hable palabras que edifiquen y traigan vida. Ayúdalo a no ser quejumbroso, que dice malas palabras o que destruye con sus palabras, sino que sea disciplinado para mantener su conversación pura. Tu Palabra dice que el que quiera disfrutar de una vida larga tiene que refrenar su lengua de hablar mal y sus labios de proferir engaños (Salmo 34:12-13). Enséñalo cómo hacerlo. Llénalo de tu amor para que de la abundancia de su corazón salgan palabras que edifiquen y no que destruyan. Obra eso también en mi corazón.

Que tu Espíritu de amor reine en las palabras que hablemos para que no tengamos malentendidos ni nos lastimemos el uno al otro. Ayúdanos a respetarnos, hablar palabras que animen, compartir nuestros sentimientos abiertamente y llegar a acuerdos mutuos sin pelear. Señor, tú has dicho en tu Palabra que cuando dos se ponen de acuerdo, tú estás en medio de ellos. Oro para que lo opuesto también sea verdad; que tú estarás en medio nuestro para que nosotros dos estemos de acuerdo. ‘Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean de tu agrado, oh Señor , mi roca y mi redentor.’ (Salmos 19:14). En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.’

Efesios 4:29

‘Les digo lo siguiente: el día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. ‘

Mateo 12:36

‘¿Quieres vivir una vida larga y próspera? ¡Entonces refrena tu lengua de hablar el mal y tus labios de decir mentiras!’

Salmo 34:12-13

‘Las palabras sabias traen aprobación, pero a los necios, sus propias palabras los destruyen.’

Eclesiastés 10:12

‘pero las palabras que ustedes dicen provienen del corazón; eso es lo que los contamina. ‘

Mateo 15:18

*Extractos tomados y adaptados del libro “El poder de la esposa que ora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.