Día 28: Ora por “El concepto que tiene de sí mismo”

Por qué será que algunos hombres muy capacitados y talentosos encuentran las puertas de la oportunidad y la aceptación cerradas para ellos, mientras que otros con la misma o menos habilidad tienen, aparentemente, oportunidades y éxito sin límites en todas las áreas de sus vidas? No parece justo. Dios tiene un tiempo para todo y Él hace en nosotros lo necesario para prepararnos para el porvenir. Tener sentido del tiempo de Dios trae paz para poder esperar en el Señor. Sin embargo, puede haber otra razón importante para la lucha y es cómo el hombre se percibe a sí mismo. Si tiene un concepto pobre de sí mismo, tendrá dudas en cuanto a su valor, y esto se refleja en todo lo que hace; aun dentro de sus relaciones. Las demás personas que se sienten incómodas con la inseguridad de él, puede que lo evadan y esto afectará cómo él se relaciona con su familia, amigos, compañeros de trabajo y hasta con los extraños. Si espera ser rechazado, lo será.

Daniel experimentó gran frustración tratando de buscar su camino en la vida. No sabía quién era o si podía encajar en algún lugar. Su preocupación de tratar de entender todo, causó gran fricción entre él y su esposa Cindy. Ella trató de ayudarlo, pero a él le molestó su consejo, él veía las ideas y sugerencias de ella como una burla a su habilidad para entender cosas por sí mismo. Su reacción fue descartar las palabras de ella y esto motivó que ella luchara más porque reconociera su valor. Mientras más luchaba Cindy por no sentirse sin valor, más represalias tomaba Daniel, hasta que frustrado por su propia inseguridad rechazó por completo el aporte de ella.

Esta clase de disgustos que se hacía cada vez más profunda pudo haber terminado en divorcio, pero Cindy aprendió a orar en lugar de pelear. Le pidió ayuda al Señor para poder entender qué le estaba sucediendo a Daniel. Ella quería saber por qué él la rechazaba cuando solo quería ayudarlo.

Dios le reveló que el concepto tan pobre que Daniel tenía de sí mismo lo había aprendido de su padre. Él también experimentó esa clase de inseguridad toda su vida. Cindy sabía que Dios tenía el poder de cambiar cualquiera que fuera la fuente del comportamiento de Daniel. Se propuso a orar el tiempo necesario para que Dios rompiera las ataduras en su esposo y lo moldeara a Su imagen. Le pidió que ayudara a Daniel a encontrar su identidad en el Señor. También oró al Señor para que la ayudara a hablarle a Daniel en el espíritu y no en la carne y que sus palabras fueran recibidas como una exhortación para su alma en vez de una crítica. Pasaron unos cuantos meses antes de que ella viera algún cambio, pero al final los hubo y grandes! Primero Daniel aprendió a confiar en que su esposa estaba en el mismo equipo que él y que no era su rival. Se pusieron de acuerdo en dejar de pelear y en comprometerse a trabajar juntos. Él comenzó a ir más a la iglesia, y ella podía ver que él oraba y leía la Biblia con una fe nueva. Con el tiempo, él comenzó a verse a sí mismo como un hijo muy amado de Dios y no como un error. A medida que se valoraba más a sí mismo e iba aceptando quién era él, las personas lo apreciaban más. No fue por casualidad que las puertas de la oportunidad comenzaron a abrirse para Daniel, y pronto él encontró la aceptación y el éxito que siempre había soñado.

Si el concepto que tu esposo tiene de sí mismo necesita cambiar, sé paciente. Las respuestas no vienen de la noche a la mañana, sobre todo cuando un patrón de pensamiento ha existido por mucho tiempo y es necesario terminar con él. Pero te puedes apoderar del poder de Dios para pelear contra el enemigo, que lo alimenta con mentiras para que él sea libre para oír la verdad de Dios, y mientras estás orando, Dios te irá revelando claves para desatar todas las bendiciones de Dios en tu esposo. En otras palabras, mientras tú oras, Él te va a enseñar cómo hacerlo.

Yo creo firmemente que la tendencia a la crisis de los cuarenta años, se puede evitar orando por el asunto. Cualquier toxicidad que queda aún en el alma de un hombre después que llega a los cincuenta, con el tiempo va a salir de él como un veneno. Es como si la represa invisible que lo estaba aguantando se debilitara con los años. Cuando se rompe, la inundación puede ser lo suficiente fuerte como para arrasarlo consigo. El tener su identidad establecida firmemente en el Señor, hará una gran diferencia en cómo él pasa este tiempo.

Dios dice que nuestros primeros pasos han de ser hacia Él: buscando su rostro, siguiendo sus leyes, poniéndolo a Él primero y nuestros intereses en el último lugar. Cuando estamos alineados con Dios, Él dirige el camino y lo único que tenemos que hacer es seguirlo. Al mirarlo, su imagen queda impresa en nosotros. Cuando nuestra propia imagen se envuelve tanto en Dios que nos perdemos en el proceso, somos libres. Nosotras queremos esta libertad para nuestros esposos y para nosotras también. Tu esposo jamás verá quién él es hasta que vea quién es Dios en realidad. Ora para que encuentre su verdadera identidad.

CHICAS SOLTERAS

Ora para que tu futuro esposo encuentre su verdadera identidad cuanto antes. Ora para que tenga sus ojos puestos en el Señor y él solo sea su reflejo. Ora para que todo patrón negativo aprendido de su niñez sea transformado y ahora sea una nueva criatura. Ora para que él sea libre de todo concepto de sí mismo equivocado, sea corregido y vea quién realmente es en Dios.

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, oro para que (nombre de tu esposo) encuentre su identidad en ti. Ayúdalo a entender su valor a través de tus ojos. Que reconozca las cualidades únicas que tú has puesto dentro de él y que sea capaz de apreciarlas. Ayúdalo a que se vea como tú lo ves, entiendo que “Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: ‘ (Salmos 8:5-6). Aquieta las voces que le dicen lo contrario y dale oídos para que oiga tu voz que le dice que no será su perfección lo que lo ha de llevar por la vida con éxito, será la tuya!

Revélale que “él es imagen y gloria de Dios” (1 Corintios 11:7), y que “en él, que es la cabeza de todo poder y autoridad, ustedes han recibido esa plenitud” (Colosenses 2:10). Dale la paz y la seguridad de saber que él es aceptado, no rechazado por ti. Líbralo de concentrarse en sí mismo y de la timidez que pueda aprisionar su alma. Ayúdalo a que vea quién tú eres en realidad para que así él sepa quién es él. Que la imagen que tenga de sí mismo sea la de Cristo impresa en su alma. En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘Pues Dios conoció a los suyos de antemano y los eligió para que llegaran a ser como su Hijo, a fin de que su Hijo fuera el hijo mayor entre muchos hermanos. ‘

Romanos 8:29

‘Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen.’

2 Corintios 3:18

‘No se mientan unos a otros, porque ustedes ya se han quitado la vieja naturaleza pecaminosa y todos sus actos perversos. Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él. ‘

Colosenses 3:9-10

‘Pues, si escuchas la palabra pero no la obedeces, sería como ver tu cara en un espejo; te ves a ti mismo, luego te alejas y te olvidas cómo eres. Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.’

Santiago 1:23-25

‘Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. ‘

Isaías 60:1

*Extractos tomados y adaptados del libro “El poder de la esposa que ora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.