Día 30: Ora por “Su futuro”

Ninguno de nosotros puede vivir sin una visión para el futuro. Si no la tenemos, andaremos dando golpes a ciegas sin dar al blanco. Sin ella, parece que la vida no tiene sentido y cada día morimos un poco más. “Sin profecía el pueblo se desenfrena” (Proverbios 29:18).

Tener visión no significa saber los detalles específicos en cuanto a lo próximo que va a suceder. Tiene que ver con tener un sentido general de hacia dónde te diriges y tener la esperanza de que hay algo bueno en el horizonte. Es saber que tienes un futuro y un propósito, y que es brillante.

No todos lo hombres tienen esa certeza. Cuando esto sucede, casi puedes ver que sus vidas son consumidas. Aún los que la tienen, no es así todo el tiempo. Hasta el hombre más espiritual puede cansarse demasiado, estar acabado, derrotado, distanciado de Dios, confuso acerca de quien es él es y por qué está aquí, y perder su visión para el futuro. Puede perder su sentido de propósito y por este motivo estar abrumado y no tener esperanza. Si pierde de vista sus sueños y se olvida de la verdad en cuanto a sí mismo y a su situación, puede terminar creyendo mentiras destructoras acerca de su futuro. “Por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido” (Oseas 4:6).

Dios dice que no oigamos las voces que hablan mentiras, porque “cuentan visiones que se han imaginado y que no proceden de la boca del Señor” (Jeremías 23:16). Cualquier visión para el futuro que está llena de fracasos y falta de esperanza no es de Dios (Jeremías 29:11). Dios puede restaurar la visión donde haya estado perdida. Él puede dar esperanza para volver a soñar y traer su verdad a las mentiras del desánimo. Dar seguridad de un futuro prometedor. La oración es el medio a través del cual Él lo puede cumplir.

Tenemos que recordar que Dios Padre ha hecho su testamento. Su herencia está dividida en partes iguales entre todos sus hijos. Todo lo que Él tiene, nosotros lo tendremos. Nosotros somos “herederos de Dios y coherederos con Cristo” (Romanos 8:17). He leído mi copia del testamento y dice que ni siquiera tenemos idea de todo lo que Dios tiene para nosotros, porque Él tiene para nosotros más de lo que jamás hemos imaginado. «Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman» .’ (1 Corintios 2:9). Promete que “los íntegros heredarán el bien” (Proverbios 28:10). Nos dice que no solo tendremos todo lo que nos haga falta en esta vida, sino que la parte más importante será nuestra después que muramos. Entonces estaremos con Él y no necesitaremos nada más.

Si los ojos de tu esposo se concentran tanto en los detalles del diario vivir, que esto es muy común ahora en este tiempo tan difícil que estamos viviendo que pierde su visión del futuro, tus oraciones pueden levantar su mirada. Ellas pueden ayudarlo a ver que Dios es su futuro y que él necesita vivir su vida de manera que invierta en ello. ‘¿No se dan cuenta de que en una carrera todos corren, pero solo una persona se lleva el premio? ¡Así que corran para ganar! ‘ (1 Corintios 9:24). Tú no quieres que tu esposo sea un hombre que hable de una visión de su propio corazón y pierda el premio. Tú deseas que él pueda ver desde la perspectiva de Dios.

Dios no quiere que conozcamos el futuro, sino que lo conozcamos a Él. Quiere que confiemos en Él para que nos guíe paso a paso a entrar en el futuro. Para poder entender la guía de Dios, necesitamos buscar de Él para todo. “Los que buscan al Señor lo entienden todo” (Proverbios 28:5). También tenemos que mantenernos lo suficiente cerca como para oír su respuesta. El Señor es el dador de la visión; ora para que tu esposo la encuentre en Él. Con Dios, su futuro está asegurado.

CHICAS SOLTERAS

Ora, ora mucho por el futuro de quien será tu esposo porque estarás orando por tu futuro! Todo lo que le afecte a él, te afectará a ti, si él pierde la visión, estarás batallando con un esposo que se siente perdido y ha perdido la dirección en su vida. Ora para que ponga sus ojos en Jesús y deje su futuro en sus manos. Ora por tu FUTURO esposo!

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, oro para que le des a (nombre de tu esposo) una visión para su futuro. Ayúdalo a entender que tus planes para él son de bienestar y no de calamidad; a fin de darle un futuro una esperanza (Jeremías 29:11). Llénalo con el conocimiento de tu voluntad en toda sabiduría y entendimiento espiritual; que pueda tener un caminar digno de ti, agradándote por completo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en tu conocimiento (Colosenses 1:9-10).

Que viva siendo guiado por el Espíritu Santo y no camine en duda y con temor de lo que pueda suceder. Ayúdalo a madurar y a crecer en ti cada día, sometiendo todos sus sueños y deseos a ti, sabiendo que “lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (Lucas 18:27). Dale metas ordenadas por Dios y muéstrale cómo conducirse de manera que siempre invierta en su futuro.

Oro para que todos los días de su vida esté activo en el servicio a ti. Guárdalo de perder su sentido de propósito y llénalo de esperanza para su futuro como una “firme y segura ancla del alma” (Hebreos 6:19). Dale “lo que su corazón desea” (Salmo 21:2) y “la heredad de quienes te honran” (Salmo 61:5). Plántalo firme en tu casa, mantenlo fresco y floreciendo y llevando fruto aún en la vejez (Salmo 92:13-14). Y cuando llegue el momento de dejar esta tierra e irse contigo, que tenga una visión tan firme de su futuro eterno que haga que su transición sea suave, sin dolor y acompañado de paz y gozo. Hasta entonces, oro para que pueda encontrar la visión de su futuro en ti. En el Nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

‘Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor —. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. ‘

Jeremías 29:11

‘Miren a los que son buenos y honestos, porque a los que aman la paz les espera un futuro maravilloso. Pero los rebeldes serán destruidos, para ellos no hay futuro.’

Salmo 37:37-38

‘trasplantados a la casa del Señor , florecen en los atrios de nuestro Dios. Incluso en la vejez aún producirán fruto, seguirán verdes y llenos de vitalidad. Declararán: «¡El Señor es justo! ¡Es mi roca! ¡No existe maldad en él!».’

Salmo 92:13-15

‘Lo único que le pido al Señor —lo que más anhelo— es vivir en la casa del Señor todos los días de mi vida, deleitándome en la perfección del Señor y meditando dentro de su templo.’

Salmo 27:4

‘Hay esperanza para tu futuro —dice el Señor —.”

Jeremías 31:17

*Extractos tomados del libro “El poder de la esposa que ora”

2 Comments

  • Tannia Morales

    Muchas gracias por compartir, me encanto, sobre todo sentirme identificada con las historias de otras mujeres. Y la guía de oración clara y concisa. Fue de bendición a mi vida. Porque se que tengo esperanza para mi matrimonio por encima de cualquier circunstancia. Dios todo lo puede. Dios le bendiga hna Ruth.

    • Ruth Gasca

      Sii es alentador conocer la historia de otras mujeres y saber que no somos las únicas en ciertas áreas! Y como usted dice, Dios todo lo puede y puede transformar cualquier corazón… Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.