Día 6: Ora por “Sus tentaciones”

Conozco varias parejas que han experimentado el adulterio en sus matrimonios, pero a causa de que en cada caso había una esposa dispuesta a orar y un esposo dispuesto a dejar que Dios lo cambiara y restaurara, hoy día los matrimonios están aún intactos y con éxito. Solo la oración, un corazón sometido el poder transformador del Espíritu Santo pueden obrar esta clase de milagros.

La tentación está en todas partes hoy día, y somos tontas si pensamos que nosotras o nuestros esposos no pueden ser seducidos de una forma u otra. La Biblia dice: “El sepulcro, la muerte y los ojos del hombre jamás se dan por satisfechos” (Proverbios 27:20). Si eso es cierto, la tentación siempre es una posibilidad y tenemos que estar vigilando.

Hay personas tentadas por el alcohol y las drogas; otras sienten tentación por el dinero y el poder, otras encuentras que la adicción a la comida, la pornografía o la inmoralidad sexual son tentaciones irresistibles. El enemigo de nuestras almas conoce dónde está la debilidad de nuestra carne y él pondrá tentaciones a nuestro paso en los puntos más vulnerables. La pregunta no es si habrá tentación o no, sino cómo trataremos con ellas cuando surjan. Recomiendo orar en medio de ellas. Mientras que la oración puede o no detener a un hombre de hacer algo que él está determinado a hacer, sí puede disminuir las voces de la tentación y fortalecer su determinación.

La Biblia dice que Dios no nos tienta. Son nuestros deseos quienes nos atraen a lo que nos seduce. Ellos son los que nos hacen pecar y traer muerte a nuestras vidas, pero, “dichoso el que se resiste a la tentación porque, al salir probado, recibirá la corona de la vida que Dios nos ha prometido a quienes lo aman” (Santiago 1:12). Él siempre nos dará la salida si la deseamos de corazón cuando buscamos de él.

El mejor momento de comenzar a orar por esto es antes que algo suceda. Jesús instruyó a sus discípulos a que “vigilen y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil” (Marcos 14:38). Si tu esposo lucha en ciertas áreas, ora para que él deseé tener amigos de oración con quienes pueda compartir con sinceridad, dar cuentas y recibir oración. Una confesión abierta delante de Dios y de otros creyentes hace más para minimizar el poder del tentador que cualquier otra cosa. Lamentablemente, muchos hombres son reservados para revelar lo que les tienta mas y de esa forma se cierran a lo mismo que pudiera protegerlos.

No dejes de orar por él. No importa lo desesperado que luzca cuando lo veas que es tentado una y otra vez, tú sabes que Dios ha provisto la manera de escapar y puede que tú seas el instrumento que él usará para ayudarlo a encontrarla.

Si no hay problema de tentación en tu matrimonio, da gracias y ora para que siga de esa forma.

CHICAS SOLTERAS

Ora para que tu futuro esposo no caiga en tentaciones, sean de tipo sexual, pornografía, inmoralidad, infidelidad o alguna adicción al juego, apuestas, comida, videojuegos, trabajo, etc. Dios tiene el poder para rescatar a cualquiera aún si ya está en medio de alguna adicción. Que tenga el dominio propio y sea sabio para ver la salida que Dios ha provisto en medio de la tentación. Ora para que tu también seas librada de todo tipo de tentaciones.

GUÍA DE ORACIÓN

Señor, oro para que fortalezcas a mi esposo para que pueda resistir cualquier tentación que venga en camino. Quítala de su mente antes que alcance su corazón o experiencia personal. Líbralo de males tales como el adulterio, la pornografía, las drogas, el alcohol, la adicción a alimentos o juegos y perversión. Quita la tentación en especial en el área (nombra una tentación específica). Hazlo fuerte donde él es débil. Ayúdalo a levantarse por encima de cualquier cosa que se levante como fortaleza en su vida. Que él pueda decir: “No me pondré como meta nada en que haya perversidad. Las acciones de gente desleal aborrezco; no tendrán nada que ver conmigo” (Salmo 101:3).

Señor, tú has dicho que “Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse” (Proverbios 25:28). Oro para que (el nombre de tu esposo) no sea vencido por el poder del mal, sino levantado por el poder de Dios. Pon un muro de protección alrededor de él. Llénalo con tu Espíritu y quita todo lo que no sea de ti. Ayúdalo a tomar control sobre su espíritu y a tener dominio propio para resistir cualquier cosa o persona que se convierta en tentación. Dale valor para rechazarlas y enséñalo a caminar en el Espíritu. En el nombre de Jesús, Amén!

HERRAMIENTAS DE PODER

Cuando sean tentados, acuérdense de no decir: «Dios me está tentando». Dios nunca es tentado a hacer el mal y jamás tienta a nadie. La tentación viene de nuestros propios deseos, los cuales nos seducen y nos arrastran. De esos deseos nacen los actos pecaminosos, y el pecado, cuando se deja crecer, da a luz la muerte.

Santiago 1:13-15

Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.

1 Corintios 10:13

Pero los que viven con la ambición de hacerse ricos caen en tentación y quedan atrapados por muchos deseos necios y dañinos que los hunden en la ruina y la destrucción.

1 Timoteo 6:9

*Extractos tomados y adaptados del libro “El poder de la esposa que ora”

2 Comments

  • Ruth Gasca

    Si Eunice importantísimo orar por esto, hay muchas personas que no oran por prevención, empiezan a orar hasta que ya está el problema encima.
    Dios tan bueno que nos habla y nos dá las herramientas para prevenir todos estos problemas!
    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.