Dios es bueno

Dios sigue siendo bueno!

Hace unas semanas platicando con mi esposo le dije: Siento que este año (2019) ha sido uno de los más difíciles para mí, obviamente hubieron muchas cosas buenas como iniciar este blog por ejemplo! pero siendo sincera y a mi parecer ganaron las situaciones difíciles, tan sólo pensando en los últimos dos meses del año de un día para otro perdí totalmente la voz, después de eso me vino una infección super fuerte en la garganta que no cedía y tuve que tomar 3 tipos de antibiótico diferentes con todo e inyecciones super dolorosas (ya no podía ni sentarme porque me dolía todo!).

Después empezó Aarón con gripe, después Sofi y para terminar mi esposo, y cuando celebrábamos que Frida no se había contagiado, empezó con un dolor terrible en la pancita.

Ese día en la noche se sentía muy mal con muchas náuseas y dolor, estábamos en el baño y me dijo que por favor orara por ella, empecé a orar pidiéndole a Dios que la sanara y que le quitara el dolor, entonces me dijo: Espera, tengo que orar yo! Entonces se arrodilló a un lado de la taza encorvada por el malestar y empezó a orar:

Señor, me siento muy mal, tengo muchas náuseas pero no puedo vomitar, si tu quieres que lo haga ayúdame a hacerlo ya! Pero si no quieres que vomite ayúdame a no sentirme así, Tú eres bueno y sé que tu me vas a sanar! -hizo una pequeña pausa cómo pensando bien y dijo: – Pero aunque no me sanaras tu sigues siendo bueno!

Cuando escuché eso me quedé helada! Había escuchado bien? Mi hija de 8 años estaba diciéndole a Dios que aunque no la sanara El seguía siendo bueno?? Yo había pasado por unas semanas enferma y con mucho malestar y eso había hecho que llegara al punto de cuestionar a Dios preguntándole que hasta cuando iba a permitir que me sintiera así! Porque a mí?… y todas esas quejas y reclamos que crees que nunca saldrán de ti!

Gracias a Dios Frida salió pronto de esa infección pero unos días después se le rompió una muelita y empezó con mucho dolor, la tuvimos que llevar al dentista y cuando se la estaban arreglando descubrieron que era mas que solo la ruptura se la tenían que arreglar e iba a ser doloroso, Frida estaba asustada llorando ahí con su boquita abierta y yo tomándole sus manitas tratando de calmarla, entonces ella trataba de decir algo y le preguntábamos: ya te quieres ir? y ella solo movía su cabecita diciendo no; Tienes sed? y volvía a decir que no; Te duele mucho? y decía que no; al final no supimos que era lo que quería decirnos, pero cuando salimos de ahí le pregunté: que querías decirnos? A lo que me contestó: a ustedes no les quería decir nada mami, pero le estaba diciendo a Dios que aunque me dolía mucho El es bueno, mi pequeña hija me dió una gran lección!!

Eso me hizo pensar en que efectivamente fue un año difícil pero analizándolo bien me di cuenta que cuando pasamos por escasez Dios fue nuestro proveedor! (Filipenses 4:19), muchas veces me sentí perdida pero El me enseñó que camino tomar (Salmo 32:8), vinieron ataques contra mí y El fue un escudo alrededor (Salmo 3:3), tuve miedo y El estuvo conmigo! (Deuteronomio 31:8), estuve enferma y El me sanó! (Marcos 5:34), le fallé pero El permaneció fiel! (2 Tim 2:13) pudiera seguir, seguir y seguir… Entonces me di cuenta que no puedo decir y creer otra cosa más que: DIOS HA SIDO, ES Y SEGUIRÁ SIENDO BUENO!!!

Estamos iniciando el 2020 y seguro habrá situaciones que nos van a incomodar e incluso podrán doler pero no perdamos de vista la bondad de Dios, te animo a que lo busques, lo conozcas más, hables y te aferres a El, ya pronto vendrá por nosotras y se acabará todo llanto, todo dolor y estaremos por siempre con El, mientras tanto te aseguro que este año será excelente porque El estará contigo dondequiera que vayas!

Frida me enseñó a declarar la bondad de Dios en todo tiempo!

11 Comments

Responder a Ruth Gasca Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.