El poder de orar con tu esposo

Hace poco publiqué un post en donde mi objetivo era animarte a orar por tu esposo y la importancia que hay en ello, realmente espero que lo estés haciendo! Si ha sido así, estoy segura que ya empezaste a notar cambios primero en ti pero también en él. Ahora me gustaría hablarte acerca de un tema super importante que creo debería ser obligatorio en todo matrimonio cristiano: El poder de orar juntos.

Yo veo mi tiempo de oración en las mañanas cómo si me presentara con el Capitán del barco (mi vida), le pregunto cuales son las instrucciones para ese día y espero a recibirlas, pero lo maravilloso de Dios es que no solo es mi Capitán, también es mi Padre celestial que me ama y quiere lo mejor para mí, así que puedo acercarme con toda confianza ante Él (Hebreos 4:16) cuando tengo alguna necesidad, cuando me siento triste, cansada, no sé que decisión tomar, tengo problemas, estoy enferma, o sea, en cualquier momento y cualquier situación! No es increíble?

En Mateo 18:20 dice que… donde están dos ó tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos. Esto quiere decir que la oración que se hace en UNIDAD se convierte en un arma muy poderosa porque atraemos la presencia de Dios!

Tu esposo y tu son un equipo! La unidad que logran en la presencia de Dios es mucho mayor que el esfuerzo de cada uno de forma individual. *Esto es porque el Espíritu Santo les une y añade poder a sus oraciones. Por eso es que hay tanto en juego si no oramos.

 Cuando oran juntos, el poder del Espíritu Santo viene sobre ustedes y se vuelven tan fuertes contra cualquier adversidad, problema o ataque que al enemigo no le gusta y por eso él busca la manera de separarlos y debilitarlos para que no lo hagan. El pone cualquier cosa que haga caer o debilitar el matrimonio ya sea autoestima baja, orgullo, la necesidad de tener la razón siempre, mala comunicación, heridas, desinterés, etc.

*Orar juntos como pareja es una de las armas más poderosas que hay en contra de infidelidades o incluso el divorcio. Orar juntos no sólo los acercará el uno al otro sino que también verás cómo su relación con Dios será más íntima. Además toda tu familia se verá afectada positivamente y habrá menos pleitos, quejas, desacuerdos, enfermedades, etc. y si habrá más unidad, mas sabiduría para educar a tus hijos, más amor entre ellos y un sin fin de beneficios, además, la bendición de Dios estará siempre en tu hogar.

Cuando oramos juntos nos sometemos a la guía y dirección del Espíritu Santo y alcanzamos un nivel de intimidad que no se encuentra en ninguna otra área del matrimonio, la intimidad que se logra al orar juntos es indispensable para tener un matrimonio sano.

Orar juntos debe ser un tiempo único entre los esposos y Dios. Pero te voy a pedir un enorme favor, no critiques la oración de tu esposo! porque si lo criticas o corriges ya no va a querer orar en voz alta y en lugar de ser de bendición va a traer dureza al corazón. 

Te animo a que hables con tu esposo acerca de este tema, de lo importante que es orar juntos y dile todos los beneficios que les traerá, si aún así se resiste a hacerlo, empieza tu y pídele al Señor despierte en él, el deseo de unirse a tu oración o si a el no le encanta orar dile que no tiene que ser una oración larguísima pueden empezar solo con dar gracias a Dios por sus bendiciones, después de unos días pueden incluir sus necesidades, después oren por los hijos, por sabiduría, y así poco a poco irán tomando confianza y cuando se den cuenta este hábito formará parte de su vida!

Mi consejo es que escojan un tiempo ya sea en la mañana temprano antes de empezar todas las labores y quehaceres o en la noche antes de dormir ya cuando los hijos están dormidos o en cama para que puedan tener este tiempo de oración sin interrupciones, aunque también es recomendable tener tiempos de oración como familia.

Es super importante también que antes de iniciar alguna plática seria o vayan a tomar una decisión importante oren, cuando se trate de algún problema a resolver con los hijos oren y pidan sabiduría al Espíritu Santo, no te imaginas todas las discusiones, pleitos, desacuerdos que se ahorrarán si ponen a Dios antes de discutir cualquier asunto.

Así que empiecen a orar juntos cuanto antes!

*Extractos tomados del libro “El Poder de la Esposa que Ora” de Stormie Omartian

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.