El poder de un niño que ora

A veces me da por revisar un poco mi historial en Facebook porque me trae bellos recuerdos y puedo darme cuenta cómo han crecido mis hijos, lugares en donde hemos estado, personas que he llegado a querer muchísimo y recuerdo con cariño y aún cosas que publiqué y ya hasta me había olvidado pero la última vez que lo hice encontré un video de Frida mi hija más pequeña orando cuando tenía unos 3 añitos y me encantó escuchar su oración y la convicción con la que le habla a Dios, entonces pude darme cuenta de la importancia de enseñar a nuestros hijos a hablar con Dios en cualquier circunstancia en la que se encuentren, es común escuchar a los niños orando por los alimentos, aprenderse algún versículo de la Biblia pero pero porqué no ir más allá?

Sabías que en todas las religiones enseñan a sus hijos a orar, los judíos los enseñan  a orar por lo menos tres veces al día, los musulmanes a orar cinco veces al día. Pero, y los cristianos? No estoy segura en que momento en la historia de la iglesia se decidió o porqué se cree que una relación real con Dios es importante sólo a partir de la adolescencia o juventud, de lo que si estoy segura es que DIOS QUIERE HABLAR CON LOS NIÑOS! y los niños quieren hablar con Dios, nunca es demasiado pronto para enseñarles cómo hacerlo, nunca es demasiado pequeño para aprender a orar.*

Te has dado cuenta que hay mucho material acerca de la oración libros, manuales, audios, pero la gran mayoría están enfocados a los adultos, será que la oración de los adultos es más poderosa que la de los niños? No lo creo! he escuchado a niños orar con mucho más entendimiento que muchos adultos, he escuchado oraciones de niños mucho mas sinceras, con más fe, arrepentidos realmente de sus pecados que muchos adultos, jamás un adulto debe subestimar lo poderosa que puede ser la oración de un niño, la fe es la chispa que enciende el poder de Dios y un niño tiene la capacidad de creer completamente sin dudas y preguntas, cuando un niño ora con esa gran fe, prepárate porque Dios va a responder esa oración!

Si quieres ver a Dios moverse de una manera especial en tu hijo, enséñale a hablar con Dios, con ese Dios que lo ama, tu hijo no podrá tener una relación cercana con Dios a menos que lo acostumbres a comunicarse con El en oración, te asombrarás cuando tu hijo comience a orar solo, te emocionarás cuando escuches una oración real y sincera inspirada por el Espíritu Santo saliendo de su boca*. Que la oración de tu hijo sea del tipo que hace temblar la tierra, que traiga sanidad al enfermo, liberación al cautivo, restauración al quebrantado, que ocurran milagros! que cuando ore se sienta la presencia de Dios… Los niños necesitan experimentar todas estas cosas.

Pero para que esto suceda necesitas ponerle el ejemplo, que te encuentre orando, usa más la palabra “oración” en tu vocabulario, oren juntos cuando van a comer, cuando se levantan, cuando van a dormir, en alguna situación difícil, cuando haya enfermedad o en momentos de alegría, denle juntos gracias a Dios, que tu hijo sepa que en cualquier momento y circunstancia puede acercarse a Dios y El lo va a escuchar y responder.

Nunca menosprecies el poder de un niño que ora!!

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Deuteronomio 6:5-9

*Algunos extractos fueron tomados del libro “El poder del niño que ora” de Stormie Omartian

2 Comments

Responder a Ruth Gasca Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.