La intención del corazón

Estaba leyendo el libro “Las Llaves del Reino”, escrito por la Pastora Kristen Roman, y sin dudar me inspiró a escribir estas palabras. Fueron unas líneas y versículos que ella cita en las páginas iniciales del libro del primer capítulo que se refiere al poder de las palabras. (Romanos10:9) “… Si confesamos con nuestra boca y creemos en nuestro corazón…” He leído y escuchado este versículo varias veces, pero no fue hasta leer lo siguiente que ella escribió que finalmente me cayo el veinte! **“Este acuerdo entre corazón y palabra es necesario para recibir la salvación.” Seguí leyendo y esta oración me detuvo en seco: **“Las palabras son poderosas cuando el corazón se conecta con ellas y las crees. Y esto puede ir en dos direcciones positiva o negativamente.”


Tuve un pensamiento, mas bien revelación, que me develó que detrás de las palabras va una intención; la intención del corazón. Ella afirma que **“las palabras mismas no son las que te afectan, es el momento en el que el corazón se conecta con ellas y comienzas a creerlas.”


Reflexionando en esto sentí que esta conexión de las palabras no solo van de la mano con la condición del corazón de quien la dice, pero también de quien las recibe. Aún si las palabras llevan una buena intención, pero quien las recibe no las cree, estas no lograran su propósito. El receptor debe aceptar o rechazar tal mensaje, y muy probablemente su respuesta reflejará la condición actual de lo que vive, siente y/o como piensa.


Mientras mas leía las paginas de este libro, entendí a profundidad la importancia de lo que es pensar antes de hablar. Por alguna extraña razón la palabra ‘sarcasmo’ se vino a mi mente. La palabra sarcasmo no tiene una connotación positiva. Esto es lo que encontré:

  • “Sarcasmus” viene del latín, pero su origen es griego y se refiere a: ‘cortar o morder un pedazo de carne’ (en su caso morder la carne de la persona víctima del sarcasmo)
  • El concepto de sarcasmo hace referencia a una burla y crítica cruel que ofende o maltrata. — Manifiesta desagrado.
  • La forma mas baja de humor pero la mas alta expresión de ingenio – Oscar Wilde

No pude evitar hacer la conexión con la manera en que hoy nos relacionamos verbal y socialmente. —Te has dado cuenta de la invasión de memes que existe en social media?— Los hay de todos colores y sabores, pero la mayoría expresa algo en común: El meme puede ser: retrato, animación, dibujo o video, es una burla obvia o disfrazada de una situación o persona. Es humor ingenioso, pero mal intencionado. Su intención es herir! Son palabras plasmadas en imagen y distorsiona la realidad.

Personalmente estoy sorprendida por la cantidad de memes que me encuentro y que han sido compartidos por mujeres! —Al responder así, no solo aceptamos la ofensa, también la promovemos. Nos estamos auto-destruyendo!— La pregunta es Porque? Inclusive, —y esto me duele en el alma,— me he encontrado con estas imágenes o fotos con texto que promueven odio y rechazo extremo e inmoral a Dios, a Su Hijo Jesucristo, así como también a hombres y mujeres que enseñan Su Palabra.

“La información esta al alcance de nuestra mano hoy día, la privacidad personal se ha desvanecido. Tristemente, cualquiera puede decir algo sobre un individuo sin importar sea verdad o mentira”.

Joyce Meyer. (Traducido del libro “Cambia tus palabras, cambia tu Vida”)

Puedes ver la relación de la condición del corazón, con la creación de un comentario o imagen sarcástica? Yo veo enojo, dolor, frustración, negativismo, insensibilidad, amargura, odio, soledad, ignorancia, (falta de conocimiento de la verdad), decepción, depresión, falta de esperanza. Así como también descubre un deseo fuerte de pertenecer, de ser aceptado. Gritos desesperados de atención…?


No se puede ser compatible con la sociedad y ser parte de las tendencias (encajar), al mismo tiempo de anhelar resaltar y ser diferente. La respuesta es simple: dejar de hacer y actuar como hacen los demás.
Juan 17:16-17, Juan 3:19 y Juan 8:12.


Después que este rollo/revelación que aquí describo paso por mi mente, me propuse ser mas consciente en la forma que me comunico. —Ahora lo pienso varias veces, y me pregunto: 1.Cuál es la intención? 2. Qué quieres decir? 3. A quién le estas hablando? —Descubrí que mis palabras ya sean habladas, escritas o plasmadas en imagen tienen poder y que puedo controlarlas! Me di cuenta que mis palabras revelan la mujer interior, quien soy en realidad.— Que tipo de mujer quiero ser? Quiero hablar cosas positivas sobre otros. No quiero oprimir, mas bien edificar. Quiero construir y no destruir. Mi futuro y el de otros también esta basado en lo que yo hablo. (Proverbios 18:20-21)


“Las palabras que salen de tu boca entran en tus oídos y los oídos de otros también; y esas palabras llegan a tu alma, nos dan gozo o nos entristecen, nos dan paz o nos desalientan dependiendo del tipo de palabras que hablamos. Nuestras palabras pueden oprimir nuestro espíritu”.

Joyce Meyer (Traducido del libro “Cambia tus palabras, cambia tu Vida”)

Versículos a considerar:


“Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su corazón. Lo que uno dice brota de lo que hay en el corazón.”

Lucas 6:45


“ Fíate de Jehova de todo corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento.”

Proverbios 3:5


“En cambio dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y
actitudes.”

Efesios 4:23


“Crea en mi, Oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto
dentro de mi.”

Salmos 51:10


“Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de
ustedes. Les quitare ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.”

Ezequiel 36:26


“Les daré un corazón que me conozca como el Señor. Ellos serán mi
pueblo y yo seré su Dios, porque volverán a mi de todo corazón.”

Jeremías 24:7

**Inspiración y extractos obtenidos del libro “Las Llaves del Reino” – Pastora Kristen Roman. Iglesia VIVA Church Internacional. Dallas TX
*Apoyo y extractos obtenidos del libro “Cambia tus palabras, cambia tu Vida” – Joyce Meyer

Letto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.