Siendo ayuda idónea en tiempos de cuarentena

Estamos viviendo un momento de emergencia sanitaria en todo el mundo debido al brote de coronavirus Covid-19. Por esa razón las autoridades han pedido hacer “cuarentena” que no es otra cosa que “El aislamiento de personas o animales durante un período de tiempo no específico como método para evitar o limitar el riesgo de que se extienda una enfermedad”. (La Real Academia de la Lengua Española).

Creo que en medio de esta crisis Dios en su gran amor y misericordia está permitiendo que nos aislemos de los demás pero no para estar solos sino EN FAMILIAS y en NUESTROS HOGARES!

Cuando haya pasado todo, qué contaremos? Qué contarán nuestros hijos a sus hijos? Tal vez algunos dirán que fue la mejor época como familia porque se unieron mas, porque se conocieron mejor entre ellos, tuvieron la atención y el cariño de sus padres que antes debido a la falta de tiempo no lo habían hecho, vieron cómo papá y mamá oraban juntos en cada prueba y en cada victoria, fueron testigos de cómo el matrimonio de sus padres cada vez se hizo más fuerte… Sería increíble que todos pudieran contar algo así!!

Pero tristemente navegando en las redes sociales me encontré con varios comentarios de mujeres diciendo cosas como: Si no termino la cuarentena loca, la terminaré divorciada!, otras preguntaban: Qué has aprendido en este tiempo que antes no tenías idea? Algunos comentarios fueron muy buenos en donde estaban aprendiendo a disfrutar el tiempo en familia, pero otros decían cosas tipo: Me he dado cuenta que no puedo convivir con mi esposo, que me tengo que divorciar, que debo dejar a este hombre, etc. Es triste pensar que hay mujeres que realmente la están pasando mal, pero déjame decirte algo: No tiene porqué ser tu caso, en cuarentena o no, todo matrimonio tiene el 100% de probabilidades de tener éxito si Dios es el centro!

Cómo la estás pasando? En este tipo de situaciones solemos pensar mucho en nosotras y en todo lo que nos rodea pero hay que tener presente que como mujeres casadas ya no somos solo nosotras, somos “uno con nuestro esposo”, ya hablaste con tu esposo respecto a lo que viene? Lo escuchaste realmente cuando te dijo cómo se siente? Qué le preocupa? Ya oraron juntos pidiendo la dirección de Dios?

Nuestros esposos también están pasando por presiones muy fuertes, estrés, preocupación por la economía y salud de su familia, creo que este tiempo debemos usarlo para fortalecer aún mas nuestro matrimonio, convertirnos en el mejor equipo, sé que no es fácil el tiempo que estamos pasando y lo que viene, pero nosotras como esposas podemos hacer mucho por ellos, somos la principal impulsora de su éxito o de su fracaso, de su fortaleza o debilidad, de su ánimo o desánimo! Somos la ayuda idónea que Dios creó para ellos!

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Génesis 2:18

Éste versículo ha sido tema de debate, incomodidad y controversia entre las mujeres en todas las épocas. La verdad es que esas son las palabras de Dios en el libro del Génesis para describir la mujer que había creado para Adán. Una igual a él en valor y dignidad, pero diferente.

A muchas mujeres les molesta porque sienten que el ser “solamente ayuda” las hace sentir menos, porque normalmente el ayudante gana menos que el jefe, el ayudante está para hacer lo que otro le pide, pero si estudiamos bien lo que Dios quiso decir realmente, la perspectiva cambia completamente…

Ayuda idónea no traduce adecuadamente el término original hebreo ‘ezer. “Ayuda” connota mera asistencia en la realización de una tarea que podría hacerse sin ayuda. Pero ‘ezer se aplica casi siempre a Dios mismo en Su actividad. En otras ocasiones, se refiere a la ayuda que proviene de la fuerza de un ejército, y sin ella es muy probable que se perdiera la batalla. “Ayudar” a alguien supone entonces compensar lo que le falte de fuerza. La mujer entraña esa ayuda tan particular y especial, ayuda idónea y fuerte.*

Wooow! Entonces el diseño de la mujer como ayuda idónea no habla de debilidad, de humillación sino de fuerza y fortaleza!  Nosotras somos llamadas a apoyar el liderazgo del hombre y a facilitarle su funcionamiento en el rol que Dios le ha asignado. Estamos para defender, apoyar, proteger, ayudar al débil y al necesitado, a consolar! Todas estas palabras se relacionan a la imagen de Dios que nosotras llevamos selladas de una manera especial y femenina. Además, son palabras que hablan de una gran fortaleza de carácter.

No es verdad que cuando estamos en alguna necesidad, sea cual sea llamamos a Dios por Su ayuda, por Su socorro, para que sea nuestro defensor? Y si Dios no se avergüenza de llamarse ayudador, no deberíamos nosotras alegrarnos al saber que esta característica de Dios fue estampada en nosotras de manera especial?

Cuando consideramos cómo Dios es nuestro ayudador, podemos entender la profundidad y el poder de nuestro diseño femenino:

Al Señor se le considera el ayudador de los oprimidos: los pobres y los huérfanos Salmo 72:12, 10:14, 22:11, 28:7, 54:4, 86:17.

Jehová es mi fortaleza y mi escudo;En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón,Y con mi cántico le alabaré.

Salmo 28:7

Cómo dije al principio; creo que en medio de toda esta crisis Dios en su gran amor y misericordia está permitiendo que nos aislemos de los demás pero no para estar solos, sino EN FAMILIAS y en NUESTROS HOGARES! Hogares donde los padres hablen y enseñen a sus hijos acerca del maravilloso y poderoso Dios que tenemos, de su amor, de su palabra, de sus planes y propósitos, que aprendan a hablar con El! Hogares en donde al iniciar esta crisis tal vez matrimonios estaban tambaleantes pero salieron mas fortalecidos y unidos que nunca, en donde Dios se convirtió la prioridad y centro de estas familias!!

No dejes solo a tu esposo en este tiempo difícil, acércate y ofrécele tu apoyo y anímalo, hablen con Dios juntos, pregúntenle qué deben hacer en medio de este tiempo difícil, oren, oren, no se cansen de hacerlo (Ya he escrito anteriormente acerca de este tema super necesario en todo matrimonio, si quieres leerlos chécalos aquí https://regalodedios.life/el-poder-de-orar-con-tu-esposo/ y aquí https://regalodedios.life/ora-por-tu-esposo/), y tal vez en este punto estás pensando: y que beneficio hay para mí? Ya hice demasiado y él no me valora, me ha herido demasiado o a él no le interesa orar conmigo! Déjame decirte que cuando eres obediente a Dios, El se encargará de tocar y hablar al corazón de tu esposo, inténtalo!

Así que amiga, te animo a que cambies la idea errónea de que en esta cuarentena todas nos volveremos locas y estaremos todo el tiempo peleando con nuestro esposo e hijos, mejor aprovechemos bien el tiempo y hagamos los cambios que tengamos que hacer tanto con nuestros hijos y sobre todo con nuestro esposo, ora por ellos, párate en la brecha a favor de tu esposo, de su trabajo, de su salud, de su matrimonio, seamos la ayuda idónea que Dios planeó que fuéramos y te aseguro que en un futuro verás esta crisis como una bendición.

*Extracto tomado de www.coalicionporelevangelio.org en su artículo “¿Qué significa ser “ayuda idónea”?”

6 Comments

  • Elizabeth Ibarra

    La Mejor Bendición !!!!! es estar hoy mas que Nunca Unidos y con un Solo Propósito en Mente y es estar en Armonía ya que como Familia y Equipo. Podremos salir adelante y no Antes recordando que con la Ayuda !!!! De Dios Todo es Posible.

    • Ruth Gasca

      Así es, la mejor bendición estar con nuestra familia en casa haciendo equipo y Dios delante de nosotros!! Saludos Elizabeth Ibarra! =)

      • Ruth García

        Muchas gracias por sus consejos, gracias por inspirarse en la Biblia, nos hace reflexionar y valorar el tiempo cerca de nuestra familia. De nosotros depende que sea un tiempo de calidad. Bendiciones.

        • Ruth Gasca

          Así es! Depende de nosotros que este tiempo sea de calidad y bendición para nosotras mismas y para nuestra familia! Un abrazo Ruth García!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.