Y tú, le crees a Dios?

Y tú, sigues creyendo que Dios sigue haciendo milagros en plena cuarentena, en medio de la crisis? Yo sí!!

Hace unos días, se llevó a cabo un Congreso Juvenil Online en el que invitaron a mi esposo a participar y estuvimos súper involucrados desde la planeación hasta que terminó, había mucha expectativa porque era la primera vez que se haría algo así en línea, cada año se hace este congreso a nivel Nacional y llegan muchísimos jóvenes de todas partes del país y siempre escuchamos testimonios increíbles de lo que Dios hizo en el evento pero esta ocasión sería diferente por el hecho de que se llevaría a cabo en línea.

El último día, mi hermano Aleks (Parte de los organizadores del evento) me mandó un mensaje compartiendo el testimonio increíble de Betsy Salazar, una jovencita de su iglesia en San Luis Potosí contándome el MILAGRO que Dios había hecho en ella, pero lo más sorprendente para mí fue lo que ese milagro le dejó y el testimonio que será para muchos!

A continuación te dejo el testimonio tal como Betsy lo escribió (obvio, con su autorización!)…

“Bueno, hace un año tuve  un accidente… un accidente del cual Dios me libró de que pudiera ser peor, pero, por el cual Dios me quiso  hablar y lo hizo. En todo este año (porque ya pasó un año) a través de esto tuve la oportunidad de acercarme a Jesús tuve miles de complicaciones ya que tuve recaídas, pasé de doctor tras doctor tras doctor no me decían nada concreto… pase días de llanto terribles que solo Dios y yo sabemos el dolor que me provocaba todo lo que engloba tener una lesión en la columna.

Fui con un especialista, fue ahí cuando empecé a ver poquitos cambios pero yo aún no creía todo lo que Dios me decía porque obvio Dios me daba palabra, promesas etc. Pero yo no creía, yo quería  que ya todo se fuera! Saben? Como ver para  creer… total el doctor me dió de alta, me mandó a natación y así… deje de ir 🙄 y de nuevo mi cuerpo empezó a reaccionar mal… aunque ya no me quejaba tanto y tipo me veían normal yo no estaba bien y al final del día volvía el dolor, se hacía más fuerte… porque siempre estuvo ahí. Bueno tras tanto que ha pasado, un día pedí oración para que me dieran una consulta, al otro día como pudieron me la dieron y entré al ISSTE,  el doctor habló conmigo diciéndome que no me podían mandar en este momento a un especialista ya que están atendiendo a gente con Covid-19 ni a rehabilitación porque no hay nadie, ni a las resonancias porque hay gente que puede estar infectada, de hecho es mínima la gente qué hay en estos momentos, bueno me dio recomendaciones de ejercicios que hiciera y pues me sentí un poquito más tranquila, saliendo de ahí mi papá habló conmigo me dijo que dejara de renegar, que Dios estaba en esta situación obrando pero que yo no he querido aceptar al cien. Bueno el miércoles escuchando la predicación del hermano Chris Dios me habló… y tan fácil que se dice no? “Sólo Cree en mí y serás sano” y nos la complicamos tanto.

Ese día en la noche mi oración fue aceptar lo que me ha sucedido pero también recordarle a Dios y a mí todo lo que he intercambiado con El, saben? De que: -Jesús si me sanas te prometo que… Y bueno hice  lo que nos recomendó Abby (líder de jóvenes en la iglesia) de ungir la parte que me dolía… Y tuve la mejor experiencia! Sentí cómo Dios me sanaba!!!! 😭empecé a sentir caliente toda esa parte de mi columna cervical dorsal.

Pude entender que sólo era  creer en que Dios podía hacerlo pero que este tiempo lo usó para estar en comunión conmigo y mostrarme quién es El… Claro, iré al especialista cuando todo esto termine y seguiré haciendo lo que a mÍ corresponde. Ahora, me toco las partes que me dolían y ya no me duelen!!!!! Literal de un día a otro, es impresionante 🤯 y estoy  muy alegre 😭 y agradecida con Dios por todo lo que hizo y hará conmigo! 🙌🏾”

Durante todo mi proceso de acercarme a Dios, mediante esta situación que tuve, Dios me hizo muchas promesas, una de ellas que me dio mucha paz fue Isaías 40:31 “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán”. Cada que me sentía mal yo recordaba esa promesa (pero la verdad no lo veía venir) hasta ese día orando y lo que Dios hizo en mi vida. Al otro día volví a leer este versículo y fue como un despertar increíble ! 🥰

Lo único que puedo decirte es: Dios no se equivoca en nada, ni en tiempos, ni en personas, ni en circunstancias. Todo está hecho para que lo volteemos a verlo a El y podamos ser capaces de crear un vínculo grande ya que el quiere ser tu Padre, tu amigo, tu DOCTOR.
Así que todos los días busca un rato que tú y el puedan estar a solas.
Yo durante un año estuve orando por mi situación…un año! Y cuando el supo que ya era el tiempo ¡LO HIZO!
Solo créele en cualquiera que sea tu situación.
Y tus ojos verán lo Imposible acontecer! 🥰

Betsy Salazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.